Clarín Mujer: ¿Qué me pongo?

Claves para descubrir el mejor look, respetar el estilo y destacar la figura.

Es un clásico abrir el placard cada mañana y no saber qué ponerse, cómo inventar equipos diferentes con las mismas prendas y cómo combinar lo nuevo con lo clásico. Largos, cortos, pieles, tartanes, cueros, metalizados, anchos o ajustados, miles de opciones pero siempre la misma duda: ¿Qué me queda mejor?

Es un clásico abrir el placard cada mañana y no saber qué ponerse, cómo inventar equipos diferentes con las mismas prendas y cómo combinar lo nuevo con lo clásico. Largos, cortos, pieles, tartanes, cueros, metalizados, anchos o ajustados, miles de opciones pero siempre la misma duda: ¿Qué me queda mejor?

Tradicionalmente, amigas, hermanas y vendedoras aconsejaban en la elección del look, aunque éstas últimas no siempre generan confianza porque cuando el pantalón queda ajustado aseguran que la tela cede, mientras que si queda suelto dicen que se achica con los lavados. En los últimos tiempos surgieron las personal shopper , una suerte de consejeras objetivas que enseñan a destacar lo mejor del look de cada una. Acá, sus consejos: “La moda debe ser una ayuda para verse linda y sentirse cómoda, adaptando las tendencias a la personalidad de cada una -dice Carolina Ghidotti, personal shopper y asesora de imagen-. Lo ideal es jugar, respetando algunas reglas básicas (como no usar dos prendas anchas a la vez para evitar parecer una carpa o tener en cuenta que las rayas verticales estilizan la figura) y rompiendo otras (como elegir el color favorito aunque no este de moda). Lo ideal es crear un look propio, que adapte los hits de la temporada y represente la esencia de cada mujer”.

¿La clave? Para romper las reglas es necesario conocerlas. El primer paso es saber qué visión se tiene sobre sí misma y cuál se desea proyectar. Gabriela Bonini, responsable de Ruby Makers, afirma que la verdadera imagen se construye de adentro hacia afuera. Seguridad, comodidad y autoestima, lo más importante. Lo siguiente suele ser la organización y limpieza del guardarropas para ver con qué conviene quedarse, qué descartar y qué faltaría comprar. “Buscamos no cambiar el estilo: se toma de la moda aquello que favorece y complementa el perfil de acuerdo a la figura, edad, personalidad, tiempo y ritmo de vida”, asegura la asesora Mariana Pappolla.

Las personal shopper , además de hacer un refresh en el vestidor enseñan tips, especialmente, cómo amigarse con la propia imagen porque cada figura tiene siempre algo para destacar.

La primera regla, dicen, es estudiar la silueta, balancear y neutralizar. Para las siluetas en forma de triángulo -la zona baja mayor que la alta-, lo ideal es dirigir la atención al pecho o los hombros y distraerla de las caderas. En cambio, en las siluetas de triángulo invertido -más anchas en la parte superior- se debe hacer lo contrario. En los cuerpos rectangulares conviene destacar la cintura para marcar las curvas.

 

Destacar lo mejor


1. Formas curvas.

Las prendas ideales son las que acompañan la silueta y no llaman la atención en zonas prominentes. No deben ser ni muy ajustadas ni muy anchas. El corte conviene en la parte más delgada del cuerpo. Para disimular la pancita, ideal el frunce debajo del pecho. Suman los escotes en V, que alargan la figura.

2. Figuras rectas.

Los pantalones de tiro bajo y los chupines centran la atención en la cola, la resaltan y marcan las curvas. En zonas pequeñas se puede utilizar accesorios, estampados, colores o apliques llamativos para dar mayor volumen. Los cuellos bote que ensanchan y destacan la zona de los hombros funcionan muy bien para las de poco busto.

3. Para las bajitas.

Los pantalones de tiro medio o alto, que suben la cintura, logran el efecto visual de alargar las piernas. Una buena opción es vestirse con un solo color y hay que evitar hacerlo con dos contrastantes y en forma de bloques. Para zapatos, conviene que sean del mismo tono del pantalón y sin pulsera. Las prendas grandes y los cuellos bote o de un solo hombro no son recomendables porque ensanchan y acortan la figura.

4. Para las altas.

Usar prendas de dos o más colores rompe la monotonía y evita que el cuerpo sea vea largo y uniforme. Para escotes, lo mejor son los redondos o abiertos que centran la mirada en el ancho y no tanto en el largo.

 

Ultimo tip: los colores oscuros y las telas lisas y livianas son ideales para disimular; y los accesorios, estampados y colores llamativos sirven para resaltar. Ahora, a abrir el placard, pero con nueva mirada.

Por Julieta Dominguez / Especial Para Mujer

Para leer la nota en Clarín Mujer, haga clic aqui