Life Style: ¿Cuál es el protocolo a seguir durante la Boda Real?

Cuando faltan horas para el tan ansiado evento, la asesora de imagen Mariana Pappolla explica cuáles son los comportamientos y modos de vestir sugeridos.

Se acerca la boda real más esperada: el enlace matrimonial del príncipe William de Inglaterra y Kate Middleton y muchos se preguntarán acerca del protocolo real, la vestimenta y cómo comportarse en un evento de tal envergadura.

Etiqueta

Para resolver esos interrogantes, resulta necesario mirar hacia la etiqueta, que puntualiza los detalles que deben ser tenidos en cuenta en un evento de tal envergadura:

Se requiere estricta puntualidad. La Reina Isabel II será la última en llegar a la iglesia, antes que la novia y su corte nupcial.

El saludo a la realeza suele ser un elegante y prudente apretón de mano, o la máxima fineza de la reverencia o inclinación.

Es preferible no asistir con el celular encima o asegurarse de dejarlo en modo silencioso. A su vez sería una falta de educación enviar mensajes por Facebook o Twitter por tratarse de un evento privado.

Si uno conversa con la Reina, es tradicional referirse a ella como "Su Majestad" y posteriormente como "señora". Por lo general, es más seguro dejar que ella elija los temas de conversación.

Durante la recepción posterior a la ceremonia -que se celebrará en el Palacio de Buckingham-, los elementos básicos que se suelen disponer en la mesa son cuatro o cinco copas, plato llano y hondo, dos tenedores a la izquierda del plato, dos cuchillos y una cuchara a la derecha del plato. El uso de los cubiertos, como en cualquier otra ocasión, se utilizan de fuera hacia adentro. Es decir, los más alejados del plato con los que se utilizan primero.

Los platos, se reponen a medida que son retirados de la mesa; es decir, no se deja el espacio en blanco en ningún momento.

En cuanto a los temas de conversación y el comportamiento en la comida, siempre hay que ser prudentes y pecar mejor por defecto que por exceso. Lo mismo, con el tratamiento a las personas que sirven: debe ser totalmente respetuoso.

Vestimenta

Las normas de atuendo siempre se detallan explícitamente en las invitaciones a ocasiones reales, y la boda de William y Kate no es una excepción, especificando "uniforme de gala, frac o traje de salón".

Generalmente, los casamientos de la realeza siempre son durante la mañana por lo que el tipo de vestuario es el de día.

Para las mujeres la indicación es un elegante vestido matutino. Puede ser un traje sastre o saco con falda, sombrero y guantes, tacones altos con cartera que haga juego.

El largo de la pollera o vestido debe ser hasta la rodilla o un poco por debajo de ella, evitando los escotes pronunciados y las transparencias. El tejido siempre debe ser acorde a la estación.

En las bodas durante el día se suelen utilizar las mantillas y grandes sombreros, aunque su uso no es obligatorio. También se puede utilizar un tocado para el cabello con piedras o plumas.

Las joyas no deben ser excesivas y las carteras tienen que ir a juego con los zapatos. Éstas, al igual que los celulares, nunca se deben dejar encima de la mesa.

El protocolo indica que no se deben utilizar dos colores:

el blanco, reservado para la novia,

y el negro reservado para el luto y los funerales.

Los hombres tienen tres opciones en el vestir:

  • uniforme militar,
  • traje ejecutivo
  • o traje formal.

En el primero de los casos, solamente los miembros activos de las fuerzas armadas pueden vestir el uniforme, siempre y cuando reciban el permiso de su comandante.

La segunda opción es la más sencilla: un traje de ejecutivo, con un cuello y corbata discretos. En cuanto al traje formal se espera que sea un frac negro o gris, con un chaleco gris o amarillo, pantalones grises rayados y un sombrero de copa que debe llevarse bajo el brazo cuando se está en un recinto cerrado y durante las fotos oficiales.

Los chalecos deben ser enteros para que, en caso de removerse el saco, no quede la espalda descubierta.

Si se usan tirantes, es preferible que sean de tela y con botones. La camisa debe ser blanca con gemelos y se debe acompañar con una corbata o corbatín. Los zapatos negros con cordones completan el atuendo.

A pesar de que las parejas no requieren ir vestidas del mismo color, será imprescindible estar de acuerdo en la formalidad de su vestimenta.

Protocolo sin exagerar

Es importante que el invitado no se lo vea abrumado por la ocasión. Por ello, hay que tener en cuenta el hecho de comer y tomar alcohol de forma medida.

Tampoco se debe estar nervioso ni mudo, y menos aún intentar evitar compensar tales fallas en exceso volviéndose charlatán y dominante.

Por último, hay que recordar que el protocolo real consiste en pequeños gestos de respeto, lo que no implica ser exageradamente deferente o servil.

La recepción en el palacio de Buckingham tendrá la tradicional fila con la pareja, el príncipe Carlos y los padres de Kate, entre otros, recibiendo a los invitados. Es requisito saludar a los miembros de la realeza de la manera apropiada.

La guía Debretts señala que es difícil saludar de beso cuando se lleva un sombrero de alas muy grandes. Hay una manera específica de torcer la cabeza en un ángulo apropiado, pero dos damas que lleven sobrero de ala ancha "deberían evitar este saludo íntimo".

Mientras se permite dar la mano a la Reina, los funcionarios de palacio desaconsejan cualquier otro tipo de contacto. En 1992, el primer ministro australiano, Paul Keeting, recibió críticas en la prensa cuando fue fotografiado poniendo su brazo en la espalda de la reina. Sin embargo, hace dos años, la reina misma tocó la espalda de la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, y ésta respondió con el mismo gesto. Una señal, tal vez, de una actitud más relajada y moderna de quienes conocen a la reina.

En el caso de los miembros de la realeza más jóvenes, como el príncipe William, las presentaciones serán mucho más informales.

Mariana Pappolla 

Especial para Life & Style - iProfesional.com

www.marianapappolla.com.ar

Para leer la nota en LifeStyle, haga clic aqui